Tampa Scale of Kinesiofobia-11 (TSK-11) - ESPAÑOL

Tampa Scale of Kinesiofobia-11 (TSK-11) en Español

Debido a que el dolor se puede cronificar o que en otros casos, debido a una lesión después puede aparecer cierto grado de Kinesiofobia, aparecen escalas como la «Tampa Scale of Kinesiofobia-11 (TSK-11)» para poder medir y valorar cómo está el paciente.

La persistencia del dolor (o dolor crónico) puede conducir a cambios en el comportamiento tanto por razones físicas como psicológicas. La Asociación Internacional para el Estudio del Dolor ha definido el dolor crónico como «… aquello que persiste más allá del tiempo normal de curación»

La evitación del movimiento doloroso es una respuesta normal ante una lesión aguda, y eso evita el empeoramiento de la lesión y facilita su recuperación. Sin embargo, si esa actitud de evitación del movimiento se prolonga más de lo necesario puede afectar severamente a la recuperación funcional, perpetuar el dolor y condicionar importantes discapacidades. Se asocia al catastrofismo, que es la creencia de que una lesión puede empeorar catastróficamente con un pequeño estímulo.

El dolor es una sensación subjetiva compleja determinada por numerosas vías neuronales, en la que además de los estímulos físicos influyen la experiencia previa y los esquemas aprendidos de respuesta ante el dolor. El miedo al dolor incrementa la sensibilidad al mismo, y la kinesofobia incrementa la sensibilidad dolorosa de la zona que tememos mover.

La inmovilidad por evitación lleva a mantener posturas rígidas de forma mantenida que, además de favorecer bloqueos de movilidad y limitar la funcionalidad de una región/articulación, repercuten en otras regiones que se ven obligadas a forzar su movimiento para suplir a la región deficiente.

Diversos estudios han relacionado la kinesiofobia con la aparición de dolor lumbar crónico, del síndrome de dolor regional complejo, y del síndrome de fatiga crónica; y se ha visto que condiciona limitaciones funcionales en el movimiento de rodilla, cadera, cuello, columna y de todo el miembro superior.

La kinesiofobia puede detectarse con cuestionarios validados, como la Escala de Tampa o la Escala de Síntomas de Ansiedad por el Dolor; y su tratamiento posterior implicará, además de las habituales terapias de rehabilitación física, el abordaje de factores cognitivo-conductuales, es decir, estudiar y corregir las ideas y actitudes que nos limitan en la recuperación.

TAMPA

La escala de Tampa para la kinesiofobia (TSK) es una de las medidas más utilizadas para evaluar el miedo relacionado con el dolor en pacientes con dolor. Aunque el TSK ha sido traducido a diferentes idiomas, una versión en español del TSK no ha estado disponible, hasta ahora.

El análisis factorial reveló un modelo de 2 factores de 11 elementos replicados en ambas muestras, llamado TSK-11. El instrumento obtenido muestra buena confiabilidad (consistencia y estabilidad interna) y validez (convergente y predictiva), con la ventaja de la brevedad. Se proporciona evidencia sobre la validez discriminante entre ambos factores TSK (llamados Evitación de actividad y Daño).

El factor de daño muestra la mejor validez predictiva, ya que predice las puntuaciones de persistencia del dolor, catastrofización, depresión e intensidad del dolor después de 6 meses. Los cambios en el factor de evitación de actividad se correlacionan positivamente con los cambios en la catástrofe y la ansiedad, y se asocian negativamente con los cambios en el estado funcional.

Los resultados de este estudio apuntan a la contribución relativa de ambos componentes del miedo relacionado con el dolor al ajuste del dolor.

Referencias:

El Netflix para los Fisioterapeutas

A un solo paso de acceder a toda la información para descargar este recurso

Al enviarnos tu email aceptas nuestros términos de servicio y política de privacidad